Seguidores

domingo, 26 de enero de 2014

Cuando estamos enfermos


 Cuando estamos enfermos 



La gripe y la fiebre alta pueden tener consecuencias sobre nuestra diabetes. Estas son algunas de las pautas que ofrece la American Diabetes Association en caso de que enfermemos.

Tener un resfriado, gripe o infección puede elevar los niveles de glucosa en la sangre y dificultar la gestión de la diabetes. La mejor manera de evitar que una enfermedad leve se convierta en un problema importante es elaborar un plan de acción: debemos estar preparados.
Cuando estamos enfermos, estamos bajo estrés. Y para hacer frente a este estrés, nuestro cuerpo libera hormonas que ayudan a combatir la enfermedad. Sin embargo estas hormonas tienen efectos secundarios ya que elevan los niveles de azúcar en la sangre y dificultan la acción de la insulina. Las personas con diabetes tipo 1 pueden acabar sufriendo un coma diabético por cetoacidosis. Y las personas con diabetes tipo 2 , sobre todo la gente mayor, puede desarrollar una condición similar llamada coma hiperglucémico hiperosmolar nocetósico. Ambas condiciones son peligrosas y pueden ser potencialmente mortales.

Un buen plan
El plan que elaboremos con nuestro médico o educador en diabetes, incluirá cuando llamar a nuestro equipo de diabetes, con que frecuencia debe medirse el azúcar en la sangre y las cetonas en la orina, que medicamento tomar, y como comer. Debe incorporar una lista de números de teléfono, de médico, educador en diabetes y diteísta. En este plan debemos tener claro como localizar a todos estos profesionales por la noche, los fines de semana y los días festivos. No hace falta llamar al médico cada vez que tengamos un resfriado, pero si debemos hacerlo si:


Debemos estar preparados para decirle a nuestro médico que fármacos hemos tomado y en qué dosis, cuanto tiempo hemos estado enfermos, si podemos comer sin vomitar, si hemos perdido peso, y qué temperatura, niveles de cetona y de azúcar tenemos.
Es fundamental que midamos nuestro nivel de azúcar y cetonas en la orina con más frecuencia de lo habitual. Si tenemos diabetes tipo 1, deberíamos hacer esas mediciones cada 4 horas. Si tenemos diabetes tipo 2, el control de azúcar cuatro veces al día puede ser suficiente. Además es importante seguir el plan de alimentación normal, si se puede. Además de las comidas normales, debemos beber mucho líquido sin calorías para no deshidratarnos.

Bibliografía: Diabetesfede.
La revista de la federación de diabéticos españoles

 Gracias por vuestras visitas y comentarios, también podéis seguirme en Facebook o Twitter

1 comentario:

  1. Jolines pues si que hay cosas que afectan a la diabetes, menos mal que hay blogs como el tuyo, preocupados por informar y ayudar a las personas con este problema
    Mil besotes buenorro

    ResponderEliminar

Deja tu comentario y dime que te ha parecido esta nueva entrada.
No olvdes hacerte seguidor si te ha gustado el blog.
Los comentarios anonimos es posible que no sean publicados.
Este blog no participa en cadenas de premios.